América

-EEUU

CANADÁ

-CUBA

¡Hola viajeros!

Hay destinos que te marcan para siempre y este país ha sido uno de ellos…Hace apenas dos meses que emprendía esta maravillosa aventura ….mochila, pasaporte y ganas de comerme el mundo.

Primera parada LA HABANA, tenía dos semanas por delante para recorrer esta maravillosa isla, sin prisas, a mi ritmo y con la total libertad que supone viajar en solitario…..muchos me preguntáis si es un país peligroso para viajar sola siendo mujer, la respuesta es NO! He caminado por sus calles en el día y en la noche, pues tengo que decir que me he sentido más segura allí que en cualquier otro país. La gente es amable, te ayudan, te orientan, incluso te invitan a conversar o a bailar….es un lugar muy seguro para el turista, al menos hablo por mi propia experiencia. Allí me encontré con gente humilde, de corazón blanco y alma libre…sobreviven con lo injusto, la gran mayoría en situaciones precarias…pero siempre con una gran sonrisa. Cuba es un lugar que te borra del mundo, te aísla. Te lleva al pasado…un lugar donde internet apenas comienza a propagarse. Un lugar único, tan raro, donde la vida va a otro ritmo y es totalmente opuesta a otros lugares. Un lugar que te hace sentir extraterrestre, te hace sentir agradecida. Incluso triste…pero también se encarga de ofrecerte sus colores, sus sonrisas, su cariño!

La esencia de La Habana está en callejear…El Vedado, Habana nueva, Habana Vieja, El Malecón y su puesta de sol al atardecer….cada zona de la ciudad tiene su encanto y su interés particular…pero sin duda, me quedo con el ambiente y el buen rollo de Habana Vieja! A cada esquina suena la música y dan ganas de bailárselo todo al ritmo del son Cubano…la ambientada calle de El Obispo, el famoso bar Floridita con sus daiquiris mundialmente conocidos, música en directo y rica comida….cómo echo de menos la típica vianda frita…! La Bodeguita del Medio y sus mojitos….estos son los bares más turísticos y visitados, pero si realmente quieres vivir la auténtica Cuba, recomiendo visitar sitios menos frecuentados donde casi al 100% vas a encontrar más calidad en los alimentos y un precio muchísimo más económico….también es importante realizar algún tour (free tour con la compañía Isla Tour) y conocer mucho más a fondo su historia y sus curiosidades….visitar el Capitolio Nacional, El Gran Teatro, La Catedral de San Cristobal, pasear por la ambientada Plaza Vieja…la Plaza de la Revolución…y una de las experiencias que más disfruté en La Habana fue vivir la noche, dar clases de salsa, subir a la terraza del Gran Hotel Manzana, con unas vistas espectaculares y una panorámica de Habana Vieja realmente impactante…y además acceder a la terraza es totalmente gratis! Un buen plan para ver atardecer desde allí.

La siguiente parada fue Viñales (Pinar del Río), a unas dos horas y media de Habana en coche o autobús. Allí fue mi primer contacto directo con la naturaleza, el Valle de Viñales, mural de la prehistoria, la cueva del Indio y su ruta en barca por el río que atraviesa la cueva, visité una plantación de tabaco habano de cultivo ecológico, donde los propios campesinos nos mostraron la producción y elaboración del mismo…una experiencia única.

La ruta continuaba hasta Trinidad, pasando por Cienfuegos, visita imprescindible, para recorrer durante una mañana, es suficiente. Tengo que decir que los días en Trinidad fueron una de las etapas que más disfruté del viaje…a continuación os cuento por qué…

Preciosa ciudad colonial, calles coloridas y empedradas, la vida en la calle de su gente; Visitar el mirador del museo histórico, imperdible! Y lo mejor estaba por llegar…Parque Nacional Topes de Collantes, a unos 30 minutos en coche, accedes a este precioso lugar donde disfruté tanto de la naturaleza cubana. Trekkings, cascadas, senderos, plantaciones de café, piscinas naturales….sin ninguna duda, una de las experiencias que más me gustó del viaje! Recomiendo especialmente, llegar hasta la zona de EL NICHO, algo más lejos de Trinidad, pero la visita realmente merece muchísimo la pena. Esta ciudad no solo tiene montaña, sino que además se puede también disfrutar de Playa Ancón, bañarse en el mar Caribe, su arena blanca y aguas turquesas…sin duda allí encontrarás la típica estampa caribeña!

La última parada fue Varadero, la zona de playa más característica de la isla. Desde allí puedes hacer la excursión a Cayo Blanco, una isla paradisíaca. Nadar con delfines, bucear en barrera de coral y en definitiva, disfrutar del mar!

Cuba tiene un encanto único y sin igual, pero de todo lo vivido y aprendido durante la aventura, sin duda me quedo con su gente, los amigos que hice por el camino, alojarse en casas particulares es algo que recomiendo al 100% si de verdad quieres introducirte en su cultura y en sus vivencias…no me canso de agradecer a todos los anfitriones, que me trataron como en casa y se ganaron un pedacito de mi corazón. Solo mezclándote con ellos, vivirás Cuba intensamente……